sábado, 30 de julio de 2011

Películas en vacaciones 7: Broken English (2007)

Broken English captura bien la vida de su protagonista. Ésta es Nora (Parker Posey) y se nos muestra tal cual es: una mujer neurótica y algo autodestructiva que está insatisfecha con su trabajo y su situación y busca conocer a alguien porque, aparte de quererlo, supone que es lo que necesita. Al principio la película la sigue en un par de fracasos hasta que en una fiesta conoce a un francés (Melvil Poupaud) que parece ofrecerle algo distinto. Sí, suena como un clásico chick flick pero creo que, aunque no reinventa ni alterna significativamente la estructura de éstos, resulta ser mejor que la mayoría.
Es, fundamentalmente, una pequeña película bien hecha, con lo bueno y malo que eso conlleva. En el lado positivo tenemos que está bien realizada y logra lo que se propone, pero en el lado negativo está que lo que ambiciona no es mucho en primer lugar. Sin embargo, es el tipo de película ligera que se puede disfrutar y que no tiene absolutamente nada de malo ni deja a uno sintiendo como que perdió el tiempo que le dedicó.


Y la película sirve como historia de amor, drama sobre relacionarse con la gente y como un estudio de personaje. Eso ultimo potenciado enormemente por la actuación de Parker Posey.  Es su película y aquí se muestra encantadora y creíble. Mejor conocida por sus papeles en comedias, domina de tal forma sus expresiones y tiene tanto control en lo que está haciendo que es capaz de agregarle humor a escenas que no lo exigen pero que se ven beneficiadas por esto, sin que parezca fuera de lugar.


Broken English a veces cae en esos clichés que muestran a las mujeres solteras como desesperadas por tener una relación (lo que es curioso siendo que la guionista y directora es mujer -se trata de Zoe Cassavetes, hija de John Cassavetes) y presenta al extranjero como el típico bohemio despreocupado de espíritu libre. Pero estos detalles no llegan a ser tan molestos para afectar la historia en general.


Un elemento que quizás no es tan importante, pero me llamó la atención es que, tras conocerse, los personajes de Posey y Poupaud pasean y hablan sin saber bien qué hacer, a dónde ir y sin haber superado aún la incomodidad que se tiene con alguien que recién se está conociendo. Me pareció realista que incluyeran esos silencios, titubeos y dudas al principio de su relación, y fue acertado que, tras conocerse mejor y recordar el comienzo dijeran cosas como "¡lo pasábamos tan bien!". Uno de varios detalles que elevan una película menor y la convierten en una experiencia agradable con la que uno se puede relacionar.

No hay comentarios: