sábado, 13 de noviembre de 2010

Como he adoptado como hobby el quejarme, quiero recalcar lo siguiente sobre este particular año:
  • Me da lata haber leído tan poco. Con cuea tres libros en el año. Y si contamos los de la U, quedamos en tres igual, porque no termino ninguno que me hayan hecho leer. O uno, quizás dos. No, dos no. Me gustaría leer más y sé que me puedo hacer tiempo para eso, pero estoy perdiendo el hábito.
  • Lo mismo puedo decir con ver películas. Atrás quedaron los meses en las que eran docenas las películas que veía. Eso nunca interfirió con nada que hiciera, no recuerdo haber dejado de salir o de estudiar por ver una película. Sin embargo ahora son pocas las que he visto.
  • Y finalmente, es lo mismo con dibujar. Dibujar, pintar, o hacer cualquier wea creativa. Nunca lo hice mucho, eso requiere más dedicación (ver películas es algo más pasivo, por ejemplo, muchas veces no tengo que hacer nada), pero este año sí que lo dejé botado. Si mis cuadernos de la U son alguna indicación, sí tengo la necesidad de dibujar o garabatear, pero no lo hago fuera de clases.
 Y a qué le atribuyo esto? WILD ON U Y LA WEA PRIMER AÑO FUCKING YEAAAHH? No. O quizás sí. No es que me dejen de importar esas cosas (y otras que me faltó mencionar quizás), es que me dejo de preocupar de ellas. Creo que las voy a retomar en algún momento y no lo hago. Y ahí quedan.