martes, 1 de septiembre de 2009

Feliz cumpleaños, blog. Hace un año que te creé. Me gustaría decir que hemos estado juntos en las buenas y en las malas, y que gracias a ti he superado cada obstáctulo que se me haya presentado este último año, pero no sería cierto. Lo que sí es cierto es que te respeto como herramienta subutilizada (ves? hasta te trato de 'tú').

Como sea. El que este blog cumpla un año significa que en 4 horas yo cumplo uno más. Y en realidad debería dejar de hablar de eso. Pero es el titulo del blog! Se supone que es importante. La verdad, ya me dejo de importar. Me dejó de interesar hace unos 4 días (cuando finalmente superé la crisis de la mayoría de edad). Se puede decir que ya pasé la negación, ira y depresión en la que me encontraba y finalmente llegué a la aceptación. Oh, aceptación. También conocida como negación 2.0, porque no se puede estar en un estado de tranquilidad si hemos aceptado un hecho importante.

Sigo enfermo.

AAAAAAAAAAAAHHHHHHH!